Sobre mí

pisando huevos

Soy mujer.

A los 40 años me siento, una “cocinera de la vida”. He tenido que morir, para poder renacer. Y una vez renacida, recopilar aquellas recetas mágicas, que me hicieron comprender la muerte, para después, entender la vida. Olvidarme de los Freud y de los Jung, y adquirir el valor necesario para ir con ella, dondequiera que la misma me llevara. Los caminos no están cartografiados, ni existen mapas; solo se necesita tener coraje para entrar en lo desconocido.

Uno piensa y piensa, y mientras piensa, no vive. Hube de dejar atrás todos los dogmas aprendidos, y contar mis propias anécdotas. Aprender, que, la felicidad no es un estado, sino un camino, y que si se abandonan las expectativas, todo lo que suceda siempre será inesperado, y por tanto,  una brisa fresca continuamente soplando.

Me envolví, fundamentando la vida en algo que absolutamente fuera cierto. No preguntar a Dios, ni a Alá, ni a Buda, sino a mí misma. Porque esa es la única certeza: soy lo único que “está aquí”.

Necesité, olvidar las obligaciones aprendidas, (no es obligatorio tener marido, piso en la ciudad y chalé en la playa, dos hijos y un trabajo en el que te aprecien). Fundamentar mi tranquilidad en una consecuencia de vivir, y rechazar la sensación permanente, de “que me perdía algo”, o de que siempre, había algo que mejor que obtener.

Me licencié en Derecho, por la simple razón, de hacer algo por los demás. Superadas las curiosidades de esta profesión, escribo a tiempo parcial, las recetas de la vida que voy dejando atrás….

Si queréis acompañarme  en este viaje, que hoy comienzo…. seréis siempre bienvenidos.

Nixnivis.-

14 pensamientos en “Sobre mí

  1. Yo también te seguiré en el camino que espero sea el de ambas el correcto. Nos equivocaremos una y otra vez, pero es nuestra obligación levantarnos siempre. ¡En pie en un mundo en ruinas!. Bsos.

  2. Ohhhhh ¡acabo de llegar por una de esas sincronicidades de la vida… a tu entrada “Zarzamora por una cabeza”! y doy mil gracias por ello.
    Hace mucho tiempo que vengo diciendo que voy en una montaña rusa, uso esta expresión a menudo porque es lo que mejor representa mi momento, el movimiento y la música que no cesan y que me llevan arriba y abajo… Cuando he leído tu texto ¡no me lo podía creer! es como si lo hubiera escrito yo misma (excepto en el momento garbancito… la vida no me ha permitido de momento este regalo).
    Te pido permiso para llevarlo a mi blog, me parece buenísimo y a mi me llega directamente ahí dentro…
    Gracias por tus recetas para la vida, me convierto ahora mismo en tu seguidora… seguiré entrando en tu cocina… porque siento que me va a gustar el sabor de tus platos.
    Un abrazo de zarza a zarza…

  3. He llegado aquí a través de mi hermano Carlos, me ha hablado de tu blog y de lo mucho que le divierte y lo genial que eres, y me lo manda al minuto cero de decirme: “te mando por mail su blog”; eso si con un comentario que cuenta: ” no dejes de leerlos todos son muy buenos”… Pues ala!! llego a casa después de una dura guardia y que hago?, pues eso, me los leo todos… Y que opino. Que si! que realmente son geniales! Gracias por compartir con nosotros tus pensamientos escritos!! y una cosina, ni se te ocurra dejarlo vale? Eres la leche!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>